Voluntariado Corporativo

Reactivamos las actividades del Voluntariado Corporativo

En Parque del Recuerdo incentivamos la donación de horas de trabajo a la comunidad, cuyo objetivo es integrar a nuestros colaboradores a iniciativas sociales que están en línea con el propósito de la empresa. En nuestro programa de Voluntariado Corporativo habilitamos áreas verdes que se adecúen a las necesidades de las organizaciones con las cuales estamos trabajando, con el objetivo de construir lazos en conjunto y aportar a crear más pulmones verdes para la ciudad.

¡Durante el primer semestre del 2020 dadas las restricciones sanitarias producto de la pandemia del Covid-19, nuestro Voluntariado Corporativo debió adaptarse a la modalidad online. Continuamos las alianzas estratégicas con diversas organizaciones, poniendo foco en la inclusión laboral de jóvenes que egresan de residencias del Servicio Nacional de Menores. Esta iniciativa nos hizo merecedores del Premio “Empresa comprometida con los jóvenes” 2021, entregado por la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).

En el segundo semestre de 2021, reactivamos nuestras actividades de Voluntariado Corporativo en terreno, implementando protocolos sanitarios conforme al plan Paso a Paso establecido por el Ministerio de Salud y acotando la cantidad de voluntarios por actividad. Impactamos en tres instituciones:

Fundación Misericordia, que está presente desde 2013 en la población La Pincoya, en Huechuraba, desarrollando proyectos sociales y pastorales relacionados con educación y salud. Este proyecto fue ejecutado en 4 días y participaron 19 colaboradores, plantando especies de bajo requerimiento hídrico (arbustos y plantas herbáceas), pasto (semillas) y cuatro magnolios alrededor del templo, junto con tareas de desmalezado, entregando nuestro trabajo y conocimiento para la habilitación de áreas verdes.

La segunda fundación intervenida fue Padre Semería, una organización sin fines de lucro fundada hace 35 años por el Padre Antonio Botazzi y que actualmente mantiene dos residencias en La Pintana (RM) y San Vicente de Tagua Tagua (Región de O´Higgins), en las que se atiende alrededor de 70 niñas. Durante 4 días, 25 voluntarios realizaron trabajos paisajísticos en los alrededores, donde habilitamos áreas verdes, plantando arbustos y plantas herbáceas y en la última jornada se realizó un taller de baile entretenido para todos los participantes.

En tanto, la tercera organización impactada fue Nocedal, una institución educacional sin fines de lucro que entrega educación técnica gratuita en La Pintana y Puente Alto desde 1996. En esta oportunidad, desarrollamos el masterplan de la zona que se quería intervenir y donamos 20 m³ de compost para huertos comunitarios.

Nuestros resultados
– Las tres fundaciones impactadas trabajan con población en situación de vulnerabilidad.
– Se realizaron un total de 11 jornadas de trabajo, que suman 310 horas donadas a la comunidad.
– Se habilitaron diversas áreas verdes con un diseño participativo.
– Solo se trabajó con especies de bajo consumo de agua.
– Los voluntarios y voluntarias calificaron las jornadas de voluntariado con un 6,8.